domingo, 9 de marzo de 2008

Cormac McCarthy


Llegué a Cormac McCarthy por una serie de valiosas recomendaciones. Si la memoria no me falla, fue Lucho Aguirre el primero en comentarme las bondades literarias de este autor norteamericano. Luego vendría Ramiro Llona a encender la mecha de mi interés al transmitirme la enorme satisfacción que deparó la lectura de The road –él la leyó en inglés–. El detonante ocurrió tiempo después en el departamento de Willy Niño de Guzmán, en entrañable charla post-entrevista –escuchar hablar de literatura a Willy es un placer casi tan grande como leer sus cuentos–. Precisamente sobre McCarthy, Niño de Guzmán ha escrito un estupendo artículo que recomiendo y que aparece hoy en El dominical de El Comercio.
Por cierto, La carretera (Mondadori) ya se encuentra en Lima gracias a la librería Ibero que, para deleite de los incondicionales de McCarthy traerá en breve No es país para viejos, novela en la que se basó la recientemente premiada película de los hermanos Coen.

*En la foto (tomada de Internet, de la web wow factor) el escritor aparece junto a los hermanos Coen.